Promoción Cultural Internet Versión 3
Derechos reservados © 2002 ITESO
organizacion formacion presentaciones semestres anteriores comentarios
pagina principal
       
       
       
cine forum
  Fecha: 12 de octubre de 2002
  Horario: Salida a las 8:00 horas,
    regreso 19:00 horas.
  Lugar: Obelisco del ITESO
  Costo:
    
$250 Comunidad ITESO
     $300 público en general
     No incluye comida (gasto aproximado $100)
 

  Inscripciones: del 17 de septiembre al 4 de octubre en la Coordinación de Promoción Cultural, ubicada detrás de la biblioteca.

Esta actividad ya se llevó a cabo. Mantenemos esta página con fines informativos consulta nuestras actividades actuales en www.cultura.iteso.mx

Promoción Cultural te invita a conocer una de las zonas arqueológicas más importante del occidente de nuestro país.

Itinerario
8:00 Salida del ITESO
10:00 llegada a los Guachimontones
11:00 Recorrido guiado por la zona
15:00 Comida en Teuchitlán (no incluida)
19:00 Regreso

Se recomienda llevar:

  • gorra o sombrero
  • tenis o botas (caminaremos 3 Km.)
  • bloqueador solar

Los Guachimontones

En Jalisco existen alrededor de 950 zonas arqueológicas que están bajo trabajos de investigación. Según datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de Jalisco, en el estado puede haber más de 2,000 sitios arqueológicos. Más no se trata sólo de lugares en los que se encuentran restos de grandes ciudades o centros ceremoniales, sino que se considera como sitio arqueológico: "cualquier lugar donde haya quedado vestigio de la actividad humana", así que podría ir desde un lugar donde antepasados se sentaron a descansar o comer y dejaron rastros de ello, a uno en el que haya una pirámide, tumbas o complejos habitacionales.

Los Guachimontones, localizados en el poblado de Teuchitlán, a sólo hora y media de Guadalajara, considerada por algunos investigadores, como una de las zonas arqueológicas más importante del occidente de nuestro país y para su reconstrucción se ha puesto en marcha un proyecto a veinte años, dirigido por Phil C. Weigand. Este complejo fue construido por un grupo humano denominado Tradición Teuchitlán, que tiene su esplendor entre los años 200 y 400 d.C. y desaparece hacia el 900 d.C. Esta sería una de las zonas de mayor influencia en su tiempo y se calcula conservadoramente que tuvo alrededor de 40 mil habitantes en conjuntos habitacionales que cubrían 24 mil hectáreas.

La zona arqueológica de Teuchitlán fue descubierta en 1970. Aunque la palabra Guachimontón proviene del náhuatl, el arqueólogo Phil C. Weigand, director de la investigación, asegura que no era el idioma oficial, sino tal vez el totorame o chipcha. Guachimontón quiere decir lugar cerrado, haciendo alusión a las construcciones encontradas en la zona: círculos concéntricos.

El arqueólogo Weigand y la maestra Arcelia García, por más de treinta años se dieron a la tarea de localizar y registrar más de dos mil sitios y aproximadamente 400 edificios de círculos concéntricos que abarcan diferentes periodos, es decir, del formativo tardío, fase del Arenal; 300 a. C. a la fase Teuchitlán l; y 350 a 700 d. C.

Durante 1999 se inició el rescate de esta zona con la participación del Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Cultura, El Colegio de Michoacán, la Presidencia Municipal y el Patronato Los Guachimontones de Teuchitlán. El comité para la reconstrucción de Guachimontones está integrado por Carlos Eduardo Gutiérrez Arce, Phil C. Weigand, Acelia García Anguiano y Efraín Cárdenas del Colegio de Michoacán. Además el doctor Enrique Meza Rosales, Héctor Salazar, presidente y tesorero respectivamente del municipio de Teuchitlán y miembros del Patronato. El comité delimitó en 19 hectáreas la zona arqueológica y fue registrada ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

El Círculo II es el segundo más grande dentro del recinto y probablemente el mejor conservado. Es conocido como La Iguana y tiene 115 metros de diámetro y más de 360 metros de circunferencia. Está rodeado de 10 plataformas y tres de ellas están agrupadas en una estructura base compartida.

La pirámide central está integrada por dos niveles diferenciados, divididos por una banqueta superior. Según estudios realizados, la estructura superior de la pirámide es en realidad es un altar grande.

Patio
Los trabajos de investigación que se hicieron en él son muy interesantes, ya que se excavaron cuatro calas atravesando el patio con el fin de estudiar la técnica de construcción y la historia de este elemento. Las calas se hicieron en distintos sectores del círculo para conocer la técnica de construcción en distintos puntos de grosor.

Esta serie de investigaciones realizadas en el Recinto fueron dirigidas por el doctor Phil C. Weigand y el maestro Efraín Cárdenas; el trabajo de laboratorio estuvo a cargo de la maestra Acelia García Anguiano y Eugenia Fernández del INAH visitó el lugar en varias ocasiones para guiar el trabajo de conservación, consolidación y, de ser posible, restauración.

Museo de los Guachimontones
La comunidad de Teuchitlán, Jalisco donó cerca de 150 piezas prehispánicas de la zona para crear su Museo Municipal Los Guachimontones, inaugurado el 31 de diciembre de 2000, por las distintas autoridades estatales y municipales.

Figurillas humanas, animales, herramientas de piedra y obsidiana, así como vasijas integran la colección, en donde también se incluyen maquetas representativas a las tumbas de tiro, a una ceremonia del Dios Ehecatl y fotografías del conjunto arqueológico Los Guachimontones, ubicado en los límites de la cabecera de Teuchitlán, a 60 kilómetros de Guadalajara.

El Museo Municipal Los Guachimontones está en la Casa de la Cultura de Teuchitlán, Jalisco, en 16 de septiembre No. 10. El horario de visitas es de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. Se puede arribar por la carretera Guadalajara-Ameca, desviación Tala-Teuchitlán.

El complejo de Guachimontón en Teuchitlán.
En lo alto de una loma, los recintos circulares del complejo Guachimontón en Teuchitlán dominan la vista hacia el oeste sobre una amplia y alta cuenca. Toneladas de tierra y de roca se movieron para dar forma a un anfiteatro natural y crear niveles terraceados. Se hicieron con tierra y arena apisonadas. Se utilizaron piedras, adobe y cal para los edificios principales.

En el centro del recinto más grande se levanta una pirámide con varias capas y cuatro escalinatas en los puntos intercardinales. El pequeño templo en la parte superior probablemente estuvo dedicado al culto de un antepasado fundador sepultado debajo. Alrededor del piso circular una banqueta sostiene varias plataformas, cada una con una estructura enramada parecida a una casa; que probablemente estuvieron dedicadas a los ancestros o a linajes dominantes. Hacia la derecha, un manantial sagrado daba agua a los jardines rituales o se usaba para fines parecidos.

Una de las canchas de juego de pelota está entre los dos círculos más grandes de este sitio. Un tercer círculo más pequeño, se entrelaza con el segundo. Las pirámides pequeñas tenía n en la cima postes para las actuaciones de los voladores, como se representa en varios modelos de barro cocido. Conjuntos menores de edificios se pueden ver a la izquierda y derecha, hacia las orillas de la loma. Las zonas de cultivo se agrupan alrededor de la distante orilla del lago, mientras que los pantanos s ocupan el resto de la cuenca.

Los conjuntos circulares sugieren un acceso restringido y de uso exclusivos para las familias de los gobernantes. Los recintos circulares del occidente son únicos, pero su geometría sigue principios cosmológicos ampliamente comprendidos. Estos principios, compartidos por todos los pueblos mesoamericanos, son los siguientes: orientación cardinal e ínter cardinal; eje vertical que conecta el cielo, la tierra y el inframundo; bordo circundante que corresponde al horizonte; postes como de reloj de sol o estructuras altas que funcionan como marcadores de las posiciones del sol en el solsticio y el equinoccio. En el microcosmos arquitectónico circular, los gobernantes teocráticos de Teuchitlán observaron un programa de festivales rituales cíclicos, invocando a los espíritus ancestrales como intermediarios con las fuerzas naturales deidificadas, de las que dependían la cosecha y la vida. La economía, la historia y la religión estaban entremezcladas en esta percepción y uso del paisaje. El antiguo occidente de México. Arte y arqueología de un pasado desconocido. Instituto de Arte de Chicago, Secretaría de Cultura Gobierno de Jalisco, Tequila Sauza, S.A. de C.V., México, 2000, página 52

Fotos

Presiona aqui para ver el Foto reportaje de Guachimontones

 

 

Teléfonos: (33)3669.3421, (33)3669.3434 exts. 3101 y 3340
correo electrónico: pcultural@iteso.mx, web: http://cultura.iteso.mx
Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO)
Tlaquepaque, Jalisco, MEXICO

 

itinerario
información
fotoreportaje

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

menu de villalobos
galeria
c3
mas cultura