Promoción Cultural Internet Versión 4.2
Derechos reservados © 2005 ITESO
Sobre Promoción Cultural Agenda de actividades Actividades presentadas en semestres anteriores Comentarios hacia Promoción Cultural torio de ligas a otros sitios de cultura
Promoción Cultural - ITESO
Conferencias sobre ciencia, cultura y sociedad

 

Exposiciones de Arte, ciencia, cultura
Viajes culturales
Talleres permanentes
Cursos ofrecidos en este semestre
Espacios de expresión: pintura, barro, acuarela, etc
Actividades sugeridas por los alumnos
Música, conciertos, recitales
Danza, teatro, presentaciones
Ciclos de cine
Recomendaciones de obras, libros y medios audiovisuales
Extensa colección de imágenes, deja tus comentarios
Producciòn cultural de temas académicos

Casa ITESO-Clavigero

La Cerámica de Sayula: Un arte perdido

Exposición homenaje al maestro Otto Schöndube

Alrededor de 60 obras de la cerámica de Sayula, la cual tuvo su auge en el siglo XlX, conforman la siguiente exposición de la Casa ITESO Clavigero que estará en exhibición del 24 de febrero al 9 de mayo.

Jalisco es un estado particularmente rico en producción artesanal. Su tradición alfarera no sólo tiene un valor por si misma sino que ha jugado un papel importante en la cuestión simbólica cultural. La cerámica bruñida jalisciense se convirtió en un elemento representativo de la identidad nacional, que debido fundamentalmente a los cambios en la apreciación estética, la competencia de otras tecnologías, y la emigración de los artesanos calificados, vive con la posibilidad de desaparecer.

La cerámica de Sayula, como lo indica el título de esta exposición, es un arte perdido. El contexto de su génesis y desarrollo ha quedado en el pasado y las piezas que ocupan las vitrinas de esta exposición han perdido su sentido utilitario para perdurar como códigos abiertos de una manera de ser y de ver la vida, de una forma de experimentar el placer, así como del saber acumulado que en un momento dado las permitió. Presentar estos elementos como patrimonio nuestro es la razón que subyace a la conservación y valoración de estas manifestaciones creativas –decorativas y utilitarias. Cabe la posibilidad de que observar el valor de estas piezas anime a conservar e integrar en las dinámicas de vida actuales otras expresiones aún vigentes de la tradición alfarera regional.

Reconocimiento a Otto Schöndube

La divulgación del patrimonio como valor cultural es una tarea que el ITESO asume de forma intencionada, al igual que el reconocimiento a aquellos que han permitido que dicho patrimonio subsista y se conozca. “La cerámica de Sayula: Un arte perdido”, se presenta como marco perfecto para que la Universidad, a través del Centro de Promoción Cultural, rinda homenaje al maestro Otto Schöndube por su importante trayectoria académica y sus aportaciones en el campo de la arqueología mexicana.

Este homenaje al maestro Schöndube, inicia una serie de reconocimientos a personas que han realizado acciones sustanciales en la labor de dar continuidad al conocimiento, a la tradición y al análisis de algunas piezas significativas de la historia de nuestro contexto.

Otto no sólo es quien conoce más sobre la cerámica de Sayula sino que se ha especializado en las cerámicas prehispánicas de occidente y por tanto en el panorama de la de la mitología mexicana, aportando una pieza importante en el trazado de la historia nacional.

El maestro Schöndube, quien además funge como curador de la exposición, hará una introducción a la exposición, durante la inauguración, el 24 de febrero a las 20:30 horas. En el mismo espacio, los doctores Joaquín Moreno Villa y Joseph Montjoy, harán una semblanza sobre la vida personal y la trayectoria profesional, del maestro Schöndube.

 

La cerámica de Sayula

La belleza que tiene la cerámica de Sayula, una cerámica mayólica perteneciente a lo que se denominaban lozas finas o blancas, muestra el encanto y la manera de transmitir el entorno circundante de los pobladores sayulenses. Para su época, éstas debieron de haber resultado caras para el común de la gente, de ahí que sus mayores consumidores fuera la gente acaudalada, principalmente los hacendados y el clero.

La pureza de sus formas, su técnica de elaboración, y la riqueza de sus decorados, que podrían considerarse “naïf”, probablemente fueron el resultado de una mayor libertad creativa que la que gozaron otras producciones mayólicas de la época, como es la conocida talavera poblana, cuya producción estaba basada en sistema altamente estructurado de organización con modelos predefinidos.

Mayólica se le denomina a las pastas de arcilla cocida en horno abierto a temperaturas entre 700º y 800º C, con una segunda cocción para fijar el engobe y la decoración. El engobe, aplicado en esta segunda cocción se vitrifica logrando un efecto tipo esmalte.

Los colores de base o engobe característicos de la cerámica de Sayula son tres: el tradicional blanco y dos colores muy poco usuales en mayólica, azul y rosa, a este último se le daba el nombre de “xocoatole” según José Guadalupe Zuno.

La variedad de formas es rica aun cuando no es exagerada; donde existe mayor diversidad es en el renglón de objetos diversos y en las piezas de carácter ornamental. Al igual que las formas, los motivos decorativos no son muy variados, con escasas excepciones se trata siempre de elementos florales, follajes u hojas y elementos geométricos simples. Son muy poco frecuentes los elementos animales, humanos o de objetos; dentro de las piezas a exhibirse en esta exposición se encuentra una con una figura humana y otra con un motivo un tanto surrealista, ojos humanos que decoran una jarrita colección del Museo Regional de Guadalajara.

Un motivo muy especial y característico de esta cerámica, es el que la doctora Kelly, pionera en la investigación arqueológica del occidente de México, llamó “ala de murciélago”, ya que semeja mucho a las alas de ese animal; no obstante se cree que está más inspirado en cortinajes como los que se usaban en las iglesias o se pintaban como fondo para las imágenes de santos en los retablos populares.

Mención aparte merecen los azulejos, ya que una producción considerable de ellos debió salir de los hornos de Sayula para ornamentar tanto las casas de esa población como edificios religiosos. En Guadalajara se usaron en el Convento de Santa María de Gracia, se cree que probablemente en las torres de la Catedral de Guadalajara así como en la pirámide que corona el mausoleo central del Panteón de Belén.

A decir de los especialistas las proporciones de la cerámica de Sayula son tan perfectas que pueden medirse con la proporción áurea, lo cual permite a la observación directa percibir el equilibrio de sus formas, además de que sus características de diseño como objetos utilitarios permiten manejarlas con facilidad y funcionalidad. Entre sus mayores encantos están su exquisito lustre, su grueso engobe que da idea de la generosidad en el uso de materiales, y el craquelado de las que a través de éstas pequeñas vetas muestra de las piezas.

Probablemente, éstas características resultaban afines a la percepción formal de Luis Barragán, quien exhibió durante muchos años una serie de piezas en el ante comedor de su casa de Tacubaya.

En un sentido histórico no se tiene noticia de cómo inicia la fabricación de la cerámica en Sayula, pero presenta ciertas similitudes con la producida en el barrio de San Luisito, de la ciudad de Guanajuato. De igual forma no se sabe con exactitud cuándo, ni dónde aprendieron el oficio los primeros alfareros. La mayólica de Sayula aparece tardíamente y por los datos recabados se sabe que por lo menos dos generaciones participan en su manufactura.

La gran cantidad de piezas de cerámica de Sayula son anónimas, sin embargo se ubican algunas firmadas por Epigmenio Vargas que según los datos recabados por la doctora Isabel Kelly, indican que hubo más alfareros maestros de taller que Vargas, Isidro Real se menciona como un aprendiz de este. Las obras de don Epigmenio, parecen ser las que gozan de mayor reconocimiento por sus cualidades estéticas.

De manera no confirmada se mencionan algunos datos como posibles causas de la desaparición de esta tradición alfarera, y en general de muchas costumbres de la época. Entre estas están los conflictos sociales, en particular la Revolución y con ella la desaparición de las haciendas y la propiedad eclesial; el arribo del ferrocarril que probablemente enfrentó a los productores con la competencia, y la desaparición o disminución de las materias primas, en particular el estaño, que se utilizaba para blanquear la cerámica.

 

Exposición homenaje a Otto Schöndube

Otto Schöndube, es investigador titular en el Instituto Nacional de Antropología e Historia desde 1963. Es maestro en Antropología, especializado en Arqueología por la ENAH, México. Ha sido acreedor al Premio Jalisco en Ciencias, Premio Ciudad de Guadalajara, Premio Sarquís y Legión del Honor (México).

Ha realizado trabajo de campo en Teotihuacan, en la Presa del Infiernillo, en Michoacán, Guerrero; en la Cueva de la Nopalera en Hidalgo; en Nonoalco / Tlatelolco, en el DF; en San Felipe los Alzati, Michoacán; en el Proyecto Cuenca de Sayula, Jalisco; en el Cenote Sagrado de Chichen Itzá, Yucatán, entre otros.

Ha participado en asesorías, guiones, selección de piezas para diversas exposiciones permanentes y temporales en el Museo Nacional de Antropología e Historia, así como para algunos museos de Tepic, Colima, Mazatlán, Guadalajara, Puerto Vallarta y Monterrey.

Fungió como curador de la exposición “Espejo de la Vida: Arte funerario del Occidente de México” la cual se exhibió en Corea, Japón, y Grecia terminando su itinerario internacional en el Museo del Louvre de Paris.

A lo largo del tiempo ha sido también catedrático en diversas instituciones, entre ellas la Universidad Iberoamericana, el Colegio de Michoacán, el Colegio de Jalisco, la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma de Guadalajara, y la Universidad de Arizona, donde ha impartido temas de Arqueología y Etnohistoria:

Pertenece a la Sociedad Mexicana de Antropología e Historia, a la Sociedad de Correspondencia de la Cultura (Guadalajara); a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (Jalisco), en la cual fungió como presidente; a la Sociedad Jalisciense de Ciencias Naturales (Jalisco), donde también fue presidente; a la Comisión Nacional para la Conservación del Patrimonio Cultural y es miembro del Consejo Estatal para la Cultura y el Arte (Jalisco).
Su principal interés ha sido la Arqueología y Etnohistoria del Occidente de México y en estos campos ha publicado diversos artículos y libros; así como difundido en conferencias y seminarios tanto a nivel nacional como internacional temas referentes al pasado de esta región de Meso América.

Cursos paralelos

Dentro del marco de la exposición y de la oferta de cursos del Centro de Promoción Cultural del ITESO, el maestro Schöndube impartirá en la Casa ITESO Clavigero el curso “La cerámica en el occidente en el México prehispánico”, con una duración de 10 sesiones semanales, el curso inicia este próximo 3 de marzo. Informes e inscripciones con Judith Ortega a los teléfonos 3669-3482 y 3669-3524

Agradecimientos

Agradecemos al Museo Regional de Jalisco la apertura de sus colecciones reservadas para elegir obra que se exhibe en esta exposición, así como al Museo de Artes Populares y a coleccionistas privados.

Teléfonos: (33)3669.3421, (33)3669.3434 exts. 3101 y 3340 correo electrónico: pcultural@iteso.mx, web: http://cultura.iteso.mx Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) Tlaquepaque, Jalisco, MEXICO


 

Datos

 

Lugar:
Casa ITESO-Clavigero
Calle Guadalupe Zuno 2083 (entre Av. Chapultepec y Calle Marsella), Col. Americana

Fecha:
del 24 de febrero de 2004
al 9 de mayo de 2005

Inauguración:
jueves 24 defebrero,
20:30 horas

Costo:
Entrada libre

Indice

 

Reconocimiento a Otto Schöndube

La cerámica de Sayula

Exposición homenaje a Otto Schöndube

Cursos paralelos

Agradecimientos

Exposiciones anteriores

 

Vidas Migrantes México - Estados Unidos 1933-1943

La cerámica de Sayula

Memoria fotográfica InterUIAs Cultural

Catálogo de exposiciones (C3) anteriores